Estructura del Póker Caribeño

17-04-2010

Estructura del Póker Caribeño

No es novedad plantear la multiplicidad de categorías y variantes realizadas al póker a través de todo su proceso evolutivo en el tiempo y la inserción en nuevos mercados como la modalidad en línea, aunque con todo ello, no se puede desmeritar el grado de importancia que adquieren dichas modificaciones sobre todo por la satisfacción de las necesidades de los clientes que constantemente están demandando innovación en lo referente a las estructuras de juego, reflejadas en los movimientos, estrategias, apuestas entre otros que al fin y al cabo, implican de los usuarios un acercamiento más enfático a las variantes realizadas.

El póker caribeño no es una excepción a lo anteriormente planteado, por lo que es importante mencionar los aspectos más relevantes que giran en torno a este juego. Inicialmente es fundamental aclarar que éste sólo consta de cinco cartas distribuidas a cada jugador, que como otras versiones del póker, se desafían uno a uno con el crupier.
Al comienzo de las partidas, cada jugador lleva a cabo su apuesta inicial y recibe las cinco cartas dispuestas mirando hacia arriba, pero el crupier recibe sólo una de ellas en esta posición, y las otras cuatro boca abajo.

Ante ello y teniendo acceso a esa única carta destapada del crupier, el jugador debe tomar la decisión de si se mantiene activo dentro del juego y desafía al crupier, lo que aumentará de manera instantánea el monto de las apuestas al doble de su valor; o si por el contrario se retira, perdiendo por dicho motivo la cuantía inicialmente apostada.

De todos modos, dada la ocurrencia de ciertas combinaciones dentro de la mano del jugador, éstas independientemente de su victoria frente al crupier, reciben algún tipo de remuneración que depende exclusivamente del criterio del casino en cuestión.

VN:F [1.9.15_1155]
  Calificación: 0.0/10 (0 Votos)

Post relacionados