El Origen De La Suerte

Todo el mundo está de acuerdo acerca de que la suerte es uno de los factores más importantes del juego. Más allá de la eterna discusión sobre si el juego es mayormente cuestión de habilidad o de azar, nadie niega que éste último tiene una gran parte de culpa en el resultado.

Por supuesto, nos encontramos con escépticos que dicen que todo es controlable y que la suerte es una cuestión de superstición. Pero, lo cierto es que, en mayor o menor medida según a qué juego nos estemos refiriendo, la suerte es un elemento primordial en el mundo del juego.

Esta creencia ciega en la suerte no es algo nuevo que se originó en nuestro tiempo, sino que cuenta con una larga historia que se remite hasta miles de años atrás. Los griegos y los romanos respetaban mucho a la suerte, o a la Fortuna como generalmente la llamaban. Creían que estaba directamente conectada con la voluntad y el deseo de los Dioses y, es por eso, que los hombres debían obrar correctamente para tenerlos de su lado.

Es interesante analizar la enorme cantidad de mitos que se han elaborado alrededor del azar y la suerte. Por ejemplo, la Diosa Fortuna, hija de Zeus, es la Diosa griega que representa a la suerte. Como es de imaginar, líderes guerreros realizaban complicados rituales para tener a los Dioses de su parte y ganar contiendas bélicas.

Muchas grandes e importantes decisiones se tiraban a la suerte, no por una cuestión de azar sino porque se creía que así se realizaba la voluntad de los Dioses.

Estas creencias, deformadas, llegaron hasta nuestros días y la mayoría de los jugadores creen, de una u otra manera y con matices, en el poder de la suerte. Las cábalas, por ejemplo, son expresiones modernas de los antiguos rituales pero tienen el mismo fin: capturar a la suerte.


casino

En la Institución del Casino es posible encontrar dos lógicas diferentes, las cuales pueden ser consideradas incompatibles entre sí: la racionalidad de las cifras y la irracionalidad de la suerte. Este problema no es nuevo.

Ya los griegos se ocuparon de él planteando la pareja antitética del logos y el mythos. Pareja en pugna en donde se pone en juego la capacidad del hombre para explicar los fenómenos del mundo. Leer más…


25-04-2009