El Azar

En el mundo de los juegos, desde la antigüedad, existen dos tendencias opuestas en la manera de concebirlos. Los juegos que implican y suponen determinadas habilidades por parte del jugador y los juegos que se basan totalmente en el azar.

Detrás de estas concepciones, se esconde una manera de concebir el mundo. Es decir, la creencia en las habilidades del hombre para modificar y construir fenómenos y la confianza en el azar como fuerza creadora y modificadora.

Así, encontramos en el mundo de los juegos, juegos con complicadas reglas y estrategias que se basan totalmente en el entendimiento y la especialización del jugador y otros que pueden ser jugados por principiantes los cuales pueden ganar la primera vez ya que solo se trata de suerte.

Los ejemplos son muchos. El Ajedrez implica y exige al jugador el conocimiento de complicadas reglas y estrategias y la práctica previa y paciente antes de convertirse en un jugador. La Ruleta es el caso opuesto ya que, para jugarla, solo se necesitan aprender reglas básicas y confiar en la suerte. Leer más…