Convirtiéndose En Un Tahúr 2

Ahora, nadie dijo que el camino a seguir para convertirse en un profesional de las apuestas fuera fácil. Como hemos dicho, aprender desde el ciberespacio, no sólo es la manera más rápida de hacerlo, sino además la que no trae consecuencias.

Una de las primeras recomendaciones que dan los expertos, en pos de convertirse en un tahúr profesional, es hacer que tu vida pueda comenzar a girar en torno a las apuestas; mudarse a un lugar cercano a los casinos es una buena idea, porque de esta manera se puede apostar a diario, o por lo menos unas cuantas veces a la semana; estar cerca de los sitios de apuestas permite, además, analizar el modo en que la gente apuesta, las tasas de apuesta, estudiar los juegos de manera general.

Para esto se requiere un buen estado de salud, porque la concentración y un estado mental óptimo son indispensables para poder lograrlo. Nada peor a la hora de apostar que no estar completamente descansado, o con la atención dividida. Además, ejercitar la mente ayuda en este sentido. No perder las proporciones de lo que se apuesta o se está dispuesto a apostar es también de vital importancia.

Para tener una buena salud mental, se recomienda hablar la decisión de convertirse en apostador profesional con los familiares. Es muy probable que de entrada lo desaprueben, pero con el tiempo, disciplina y con resultados, se puede obtener no solamente el consentimiento, sino el apoyo de los familiares.


Convirtiéndose En Un Verdadero Tahúr

No cualquiera puede convertirse en un apostador profesional. No es una cuestión de sólo querer, pues vamos, hay que poseer ciertas características que trascienden al mismo juego.

De entrada hay que saber ser una de esas personas capaces de soportar los altibajos del juego, porque nadie, absolutamente nadie, gana todo el tiempo, y un buen apostador sabe que de hecho, las malas rachas no deben desanimar; pues el sentimiento que debe pervivir es el de añorar las grandes ganancias, por encima del miedo a las grandes pérdidas. Pero nadie puede ser un tahúr de profesión de la noche a la mañana, más allá de los consejos que puedan darse.

Es una actividad que requiere tiempo, paciencia, dedicación, concentración y desarrollo de las habilidades –vaya, como todo trabajo -, y entonces, y sólo entonces, podrías abrazar el apostar como una profesión. Afortunadamente, por así decirlo, tampoco se comienza desde cero, pues hay consejos en los que pueden coincidir los expertos, aquellos que ya recorrieron el camino que a ti te gustaría recorrer.

El primer consejo que se puede dar para seguir en la senda del apostador, es jugar en casinos on line, dentro de la opción de sólo por diversión, ya que esto te permitirá adquirir experiencia sin costo, y podrás jugar en varios casinos a la vez, en múltiples niveles de dificultad, y sí, eso significa también ir aprendiendo pequeños trucos de aquellos que estén conectados y que tienen mayor experiencia. En este sentido no hay camino más rápido que el del ciberespacio.

Tags

apostador